×

Past View ha colaborado con la serie “La Peste”, un viaje en el tiempo a la Sevilla del siglo XVI

serie de "la peste"

Past View ha colaborado con la serie “La Peste”, un viaje en el tiempo a la Sevilla del siglo XVI

Diez millones de euros, un equipo de dirección de Goya y un elenco de reconocidos actores españoles respaldan el último estreno de Movistar +, “La Peste”, una serie que recrea las luces y sombras de la Sevilla del siglo XVI.

Bajo la dirección del sevillano Alberto Rodríguez y el guionista Rafa Cobos (responsables de películas como “La Isla Mínima” o “El Hombre de las mil caras”),  “La Peste” es una serie con producción cinematográfica contextualizada en el Siglo de Oro español y en la que se narra una historia ambientada en Sevilla cuando un fatídico brote de peste llega a la ciudad en la primavera de 1597.

Uno de los aspectos mejor valorados de la serie por parte de los espectadores es sin duda, su rigor histórico. Ha puesto de manifiesto una Sevilla sucia, precaria, con hambre y donde las condiciones de vida eran verdaderamente lamentables… lo que contrasta con la imagen cosmopolita, imperial y rica que siempre se le ha dado a la Sevilla de esta época, algo que aunque no era falso, sólo recogía un aspecto parcial de la ciudad. De hecho, consta que más de tres cuartas partes de la población era gente humilde que vivía en condiciones muy precarias.

El equipo artístico de la producción, capitaneado por Pepe Domínguez del Olmo como director, ha tenido un gran mérito por su duro trabajo documental para trasladar al espectador hasta el siglo XVI. Para ello, ha contado con la colaboración de historiadores locales y empresas como Past View, que han aportado documentación, bibliografía y recreaciones en 3d para conocer las formas de vida de la época y dar rigor histórico a la ambientación de la serie. Daniel Antón, coordinador de documentación en Past View, ofreció a  Domínguez del Olmo, director de arte, y a Fernando García, como responsable de vestuario, detalles de cómo eran determinados edificios de la Sevilla de esta época como el Ayuntamiento, la Cárcel Real o la Torre del Oro así como del estilo de vida de la sociedad del momento.

Los creadores de esta serie han afirmado que para rodarla se ha tenido que hacer un viaje en el tiempo y reconstruir una ciudad que ya no existe porque urbanísticamente la Sevilla actual dista bastante con la de aquella época. Pepe Domínguez del Olmo y su equipo han tenido que inventar una ciudad para lo que han necesitado más de 100 localizaciones distintas en Alcalá de Guadaira, Sevilla, Itálica, Carmona, Cádiz… con antecedentes históricos para conseguir traer de vuelta esa Sevilla del XVI. A ello, hay que sumar los 230 decorados realizados para la ocasión así como el trabajo de post-producción que ha permitido al espectador pensar que camina por las calles de la Sevilla de ese momento.

Los 4.000 metros cuadrados del Monasterio de La Concepción de Carmona se han transformado en estrechas callejuelas de la Sevilla renacentista y hasta se ha recreado en él un bullicioso mercado de pescado. Por su parte, la Hacienda Martín Navarro en Alcalá de Guadaira ha servido para dar vida a una fábrica de añil del negocio de seda de entonces. Sin embargo, de los lugares más complicados de ambientar ha sido el Puerto de Sevilla según señalan los propios creadores de la serie. Finalmente, optaron por grabar varias imágenes del Guadalquivir en el municipio sevillano de Coria del Río a las que luego añadieron efectos digitales para conseguir un resultado final más propio del momento histórico. Otros escenarios elegidos para la grabación han sido el Alcázar de Sevilla, la Casa de Pilatos, el Ayuntamiento de Sevilla o las ruinas de Itálica de Santiponce.

La primera temporada, estrenada el pasado 12 de enero, ha contado con la participación de 400 profesionales, 200 actores, 2.000 figurantes y 10 millones de euros para la producción de una serie de televisión que claramente tiene ambición de cine.

Si tú también quieres conocer más sobre la Sevilla del siglo XVI, Past View te traslada en el tiempo gracias a las recreaciones 3d que ayudaron a los propios creadores de “La Peste” a entender y ver cómo era aquella ciudad.