×

CONOCE LA SEVILLA MUSULMANA CON PAST VIEW

sevilla musulmana

CONOCE LA SEVILLA MUSULMANA CON PAST VIEW

La etapa en la que la península ibérica estuvo ocupada por los musulmanes fue en su mayoría de gran auge, sobre todo para las ciudades andaluzas. La Sevilla musulmana nos dejó un imponente legado de monumentos y edificios emblemáticos.

El comienzo de la dominación musulmana se da en el año 711. Sevilla (o Ishbiliya) junto a Córdoba, se convierten en las ciudades más importantes de Al-Andalus.

Entre los años 1013 – 1035 d.C. aparecen los Reinos de Taifas, promovidos por la caída del califato cordobés. La Sevilla islámica comienza viviendo una etapa de gran esplendor bajo el reinado taifa de Al Mutamid, rey culto y poeta, enamorado de las artes y letras. Ishbiliya recupera su histórico comercio, y comienza a recibir artículos de lujo y especias desde Oriente y áfrica. Se construye en esta época, la Mezquita Mayor de la ciudad sobre la basílica romana, de la que se conserva su patio, con columnas y capiteles romanos y visigodos en el actual Salvador.

Sin embargo, la expansión del rey cristiano de Castilla y León, Alfonso VI era inminente. Con motivo de frenar sus avances, Al Mutamid, que además era suegro de Alfonso VI (éste estaba casado con su hija Zaida), recurrió a los bereberes africanos, los almorávides. Muy a su pesar, esta idea se volvió en su contra, ya que estos monjes-soldados africanos (los almorávides) se adueñan de Isbiliya y destierran a Al Mutamid a Tánger, en septiembre de 1091 d.C.

El reinado de los almorávides desencanta al pueblo, por su rigidez e intolerancia, lo que favorece la entrada de los almohades, quienes comienzan el desarrollo de un importante programa constructivo, como es el caso de la Gran Mezquita (donde actualmente se alza la Catedral de Sevilla), junto con su alminar (Giralda), los Reales Alcázares y el Puente de Barcas que unía la ciudad con el Barrio de Triana.

Esta etapa almohade se caracterizó por la prosperidad, pero también por cierta inquietud provocada por las continuas incursiones castellanas. De hecho, tras la batalla de las Navas de Tolosa en el 1212 d.C, el poder almohade caminó hacia el declive. Es en esta época cuando se construye la Torre del Oro.

La batalla de las Navas de Tolosa puede considerarse como el punto culminante de la Reconquista y el inicio de la decadencia de la presencia musulmana en la península ibérica. Únicamente sobrevive el reino Nazarí de Granada hasta la total conquista por parte de los Reyes Católicos.

El pasado andalusí de Sevilla (o Ishbiliya) enriqueció la ciudad hasta el punto de convertir su centro histórico en uno de los más importantes del país, y el cual podemos disfrutar y conocer en primera persona con Past View.

Deja un comentario